PERSONAS

EL TALENTO Y LA DEVOCIóN A VUESTRO SERVICIO

En la Casa Dandoy, avivamos los sentidos con nuestras fabricaciones caseras, ricas en una amplia variedad de sabores y olores que las caracterizan con un gusto único. Nuestras especialidades están hechas en nuestros talleres bruselenses, con ingredientes 100% naturales, tal y como lo hacían nuestros tataratatara abuelos hace 180 años. Concebidas con sumo cuidado, nuestras galletas artesanales le transportarán a un mundo nuevo de sabores desconocidos o que usted creía olvidados...

 
Nuestro Chef

Nuestro Chef

Sassi se unió a la producción hace ya más de veinte años, después de una formación de pastelero, asumió la responsabilidad a finales del año 2008. Desde entonces, él ha puesto todo su sentido de la responsabilidad al servicio de la Casa Dandoy. él se asegura, día tras día, de que cada cocción respete los principios de calidad que nuestra insignia requiere para satisfacer a cada uno de nuestros clientes. Es él también el que permitió a la Casa Dandoy obtener su Label Haccp, consolidando con su equipo las normas más exigentes en materia de higiene y de seguridad. En definitiva, él cuida de que los valores ancestrales de respeto en materia de recursos humanos sean transmitidos a los últimos en incorporarse a la empresa.

Nuestro Chef

Nuestro Secundo

Pascal comenzó vendiendo productos en la Casa Dandoy principal y rápidamente sentimos en él la voluntad de expresar su sensibilidad en la producción, a la que se unió a comienzos del año 2000. En poco tiempo mostró sus cualidades a través de la creación de nuevos productos que han permitido a la Casa Dandoy responder a las demandas de los clientes deseosos de probar cosas novedosas. Igualmente este pastelero-chocolatero de formación, encontró su plaza de segundo en la producción, para respaldar a su chef Sassi a finales del 2008. Sus exigencias meticulosas y precisas en materias de calidad son adecuadas a los valores que la Casa Dandoy sigue perpetuando después de seis generaciones.

Nuestro Chef

Daniel

Daniel entró con sólo 15 años  a la producción. Lejos estaba de imaginar que 40 años después se convertiría en el principal espectador de la evolución que el taller de producción sufriría desde el debut de los años 70. Consagrado en su trabajo, Daniel es hoy día una de las personas imprescindibles para la Casa Dandoy. Su método de trabajo es consiste en defender con firmeza y respeto el patrimonio que representa la Casa Dandoy. Nadie mejor que él puede hablarle de los secretos de la cocción de los productos, así como del célebre pan a la griega que han hecho el renombre de la Casa Dandoy.

Nuestro Chef

Christine

Christine Rombouts representa a la sexta “generación Dandoy”. “Desde siempre he estado totalmente implicada en la tienda. He crecido con los valores de la Casa que son aplicables hoy día. La autenticidad y la calidad de nuestros productos son esenciales para mí. Siempre he trabajado con devoción en la empresa y estoy consagrada a ella en cuerpo y alma”. Además de representar a la familia, Christine se encarga de la venta en Bélgica y del diseño de los negocios.

Es también la “nariz y la boca” de la casa. Con una mirada, es capaz de decir si el producto está listo para la su venta. Sus galletas preferidas son el pan con almendras, orangines con chocolate y sablés con limón.

Nuestro Chef

Bernard

Bernard Helson es el patrón de la Casa Dandoy. Se unió a la empresa en Agosto de 1984, aunque iba encaminado hacia otra carrera, la de osteopatía, su trayectoria cambió radicalmente al enamorarse de esta empresa y por ello decidió cambiar sus planes de futuro.

“Jean Rombouts” el que se convertiría en su suegro (quinta generación y padre de Christine y Catherine Rombouts-Dandoy), decidió aceptarlo como colaborador de la empresa; así pues, Bernard aceptó enseguida la oferta y nunca lo ha lamentado, ¡incluso después de 28 años de servicio!

Después de unos años en el equipo de producción y en la administración, ascendió a gerente general de la empresa en 1998.Gracias a su coraje y a su ambición, la firma se convirtió en una PYME de tamaño importante, con siete negocios y más de cuarenta personas al servicio.

Bernard no tiene una galleta preferida: “cuando trabajas en la empresa es difícil elegir una galleta en particular, cambia con el humor, la temporada y aún más con el tiempo que hace. Una cosa es segura, cuando estoy estresado todas me gustan. Si tuviera que elegir una galleta, sería probablemente el Pan de Almendras y el Sablé”.

La galleta del placer infinito.

Suscríbete a nuestro newsletter
y manténgase informado de nuestras ofertas.